Ballet de Amalia Hernández

Ballet de Amalia Hernández

¿Quién era Amalia?

 

 

Amalia Hernández, bailarina y coreógrafa (daba clases de danza contemporanea y folklórica) que se convirtió en embajadora de la cultura mexicana, este año estaría cumpliendo 101 años, su talento y aportación a las artes es reconocido a través del tiempo y Google no se quedó atrás, en su honor colocó un Doogle como símbolo de homenaje al talento de esta mujer que llevó su nombre y el folclor mexicano más allá de las fronteras.

Su nombre completo fue Amalia Hernández Navarro y nació en la Ciudad de México el 19 de Septiembre de 1917. Desde temprana edad manifestó su pasión por la música y la danza, tal fue, que logró consolidarse como coreógrafa en el Instituto Nacional de Bellas Artes, donde impartió en un inicio clases de danza moderna, para después centrar su atención en lo que la llevaría a ser reconocida aún a un siglo después de su nacimiento, la “Danza Folklórica”.

Su talento la llevó a desarrollar un estilo completamente nuevo del baile folklórico, lo hizo combinando los bailes tradicionales con movimientos más coreografiados propios de su entrenamiento formal. Aportó el toque especial de su talento en los bailes populares de todas las regiones y de todas las épocas de México e hizo de la danza folklórica lo que hoy vemos, un espectáculo que ofrece sincronía, colores y pasión por la música y tradiciones, logrando que la danza folklórica mexicana fuera reconocida internacionalmente.

Fundó el Ballet Folklórico de México en 1952, mismo que lleva su nombre hasta el día de hoy y que es emblemático del arte dancístico de nuestro país. Su legado aún vive, después de haber iniciado con solo ocho bailarines, ahora se compone de más de 300 artistas dancísticos.

El ballet actuó por primera vez por televisión en 1954, tras dos años de su fundación, quedando implantado en la programación semanal, logrando mayor difusión, este éxito le permitió al ballet viajar por América del Norte representando a nuestro país en los Juegos Panamericanos en 1959.

Amalia fue una de las principales colaboradoras en la creación del Grupo Experimental de Danza Moderna BFM y contribuyó a la preservación, modificación y enseñanza de la danza ofreciendo conferencias, cursos y presentaciones, todo este esfuerzo la llevó a ser reconocida en 1979 en un homenaje en V Festival Hispano Mexicano de Música Contemporánea, en la presencia del entonces presidente de la república José López Portillo.

Amalia en conjunto con el Ballet Folklórico de México cuentan entre sus creaciones la coreografía para más de 80 ballets, sin descuidar ningún detalle de lo que engloba su arte, desde la música, la técnica de los bailarines, los coloridos y representativos trajes típicos, llevándole estos montajes a recibir más de 400 reconocimientos. Amalia dejó a su hija Norma López, quien ha continuado con el trabajo de su madre al compartir la misma pasión, ambas compartían la pasión y compromiso para que el mundo vea a México a través del Ballet Folklórico.

Lamentablemente la apreciada artista falleció el 5 de noviembre del 2000, en la ciudad que la vio nacer. Su legado vive y su familia cuida de él, su nieto Salvador López López dirige actualmente la compañía, mientras que Viviana Basanta, hija menor de su fundadora se dedica a la dirección artística del montaje, sin duda el talento corre por sus venas, la gran herencia de Amalia, el gran Ballet Folklórico de México.

 

Con información del portal del diario eldebate.com

 

About The Author

ensamble
WhatsApp chat Mándanos WhatsApp